lunes, 20 de junio de 2016

Galletas de pádel

Con la casi llegada del verano inauguramos oficialmente la temporada de torneillos entre conocidos-amigos del pádel. El año pasado y debido a la diferencia de niveles que existía entre nosotros (unos llevaban más tiempo, otros iban a empezar, a unos se les da mejor, a otros se nos da peor...) comenzamos a hacer unos torneos en formato americano que nos permitía jugar todos contra todos de manera que ninguno se aburría y nos permitía ir practicando a la vez que nos lo pasábamos bien. Todos esos torneos terminan (como no) con unas cañas por lo que el buen tiempo es perfecto para realizarlos.
Ayer hicimos el primero y para todos los participantes hice unas galletas con forma de pelota de padel (sigo practicando el tema galleteril) que son muy sencillas y perfectas para principiantes como yo.



Lo primero que necesitamos son galletas de mantequilla con forma redonda (pondré el tutorial). Si no nos apetece hacer galletas podemos usar como recurso alternativo galletas del príncipe o galletas María. También usaremos fondant blanco y amarillo, un rodillo, cortador redondo y marcador de letras.

Con fondant amarillo cortamos círculos del mismo tamaño que las galletas, pincelamos con un poco de agua y lo pegamos a la galleta.




Con el mismo cortador marcamos a ambos lados del círculo dos líneas curvas que nos servirán de guía para el fondant blanco.


Con el aparatito este que no sé cómo se llama pero que es muy útil realizamos unos cordoncitos de fondant blanco que iremos pegando con un poco de agua en los surcos marcados. Esto se puede hacer con glasa real y una boquilla fina, pero para mí es más cómodo hacerlo con fondant.



Con un marcador de letras podemos poner palabras. En este caso he puesto el nombre del grupo.


Dejamos unos minutos que el fondant endurezca un poco y guardamos en celofán las galletas.



Sencillas, ¿Verdad?. Que tengáis un buen inicio de semana.


sábado, 18 de junio de 2016

Botes y mininubes (tutorial Express)

Desde que no acepto pedidos aprovecho los pocos ratos libres que tengo para ir haciendo esas cosas que me gustan y que siempre se quedaban en la carpeta de "ideas y cosas pendientes de hacer". Porque siempre hay algo que celebrar y siempre hay algo que agradecer no os podéis imaginar lo que disfruto pensando y llevando a cabo esas pequeñas cosas que realmente me llenan.

Hace unos meses encontré unos tarritos mini como los de toda la vida. Esos de cristal que se usaban para todo con una goma naranja que protegía los alimentos del interior. Me encantan esos tarros y compré unos cuantos con la idea de darles algún uso para regalarlos. La ocasión la encontré en la última "merienda running". Mis compis de running han pasado a formar parte importante de mi vida y esas tardes se están convirtiendo en unas horas muy agradables donde no sólo comemos (zampar sería la palabra) sino que hablamos, reímos y nos relajamos. Sin niños, sin obligaciones y sin nada más que pasar un rato estupendo.


El montaje es bien sencillo. Botecitos de cristal de los de toda la vida pero en formato mini, Trapillo color fresa, mininubes (deliciosas), y unos cartelitos con el nombre de cada una y una frase motivadora que define perfectamente el running "más fuerte que mis excusas". Las mininubes las he encontrado en una tienda al por mayor de chuches. Tengo la suerte de vivir cerca de una y, aunque el problema es que tengo que comprar bolsas enormes de cada tipo... siempre les termino dando uso y encuentro de todo.



Llenamos el bote de nubes, pegamos los cartelitos con la pistola de silicona, un lazo con el trapillo y en un plis plas tenemos nuestro bote de mininubes. Sencillo, ¿verdad?


He reutilizado la caja de fresas pintada que usé para las tazas running cambiándole la decoración. Simplemente le he puesto trapillo para que vaya a juego con los botes.



Y hasta aquí el "tutorial express". Que tengáis un feliz sábado.

viernes, 17 de junio de 2016

Fin de curso y agradecimientos

Siempre que acaba el curso (si es que dispongo de tiempo)  me gusta tener algún detalle con las personas que han sido partícipes de la formación de mi hijo durante el año escolar. Sé que hay detractores y defensores de esta “práctica” si es que se le puede llamar así. Para mí hay ciertas profesiones que sólo deberían ejercerse con vocación y entre ellas se encuentran todas las relacionadas con la salud o aquellas que requieren estar con niños o ancianos.

 He podido comprobar a lo largo de los años que la gran mayoría de las personas dedicadas a la educación infantil o primaria (no así la educación universitaria) ejercen su trabajo con vocación y dedicación por lo que el hecho de preparar algo para los profesores y monitores no lo considero como un premio a alguien que simplemente está desarrollando su trabajo sino un detalle de agradecimiento para unas personas que están viviendo y sintiendo su profesión.






…Cómo no agradecer a esa tutora que ha estado día tras día apoyando la evolución de los niños, potenciando sus valores y conocimientos, reforzando positivamente sus aptitudes y actitudes y haciéndoles progresar mientras crecen.




 …Cómo no agradecer a quien les ha hecho ver el inglés como un juego, a quien lucha porque los niños sean niños, a quien considera como un error que los peques de ahora no se descalabren y no tengan las rodillas marcadas porque eso indican que no les dejamos ser lo que son (gracias Teacher y suerte en tu nueva aventura)






...Cómo no agradecer a ese profesor que les enseña a amar la música, a amansar a las fieras con las notas, a sacar el lado más sensible de cada niño.




 ..Cómo no agradecer a quién les hace moverse, tener coordinación y canalizar esa energía de la que van sobrados.






... Cómo no agradecer a quien les refuerza algo tan importante como el lenguaje, la expresión oral y escrita o las matemáticas.




..Y por último, cómo no agradecer a esas monitoras de comedor que tienen que pelear con nuestros hijos para que se sienten correctamente en la mesa, para que sus modales a la hora de comer sean adecuados, para que prueben toda clase de alimentos… en definitiva, para que complementen la educación que los padres les inculcamos en casa. 

Yo particularmente les estoy agradecida porque mi hijo vaya cada día con una sonrisa al colegio y porque al recogerlo siempre me diga que se le ha hecho corta la estancia.

Y ahora toca descansar.





Si queréis ver el tutorial de las tazas lo tenéis en el siguiente enlace:


 Deciros que en esta ocasión he utilizado rotuladores de Edding específicos para cerámica y no pueden gustarme más. Permite rectificar de una manera cómoda y tienen una fijación perfecta al pasar las tazas por el horno no borrándose ni con el uso ni con el lavavajillas.

domingo, 12 de junio de 2016

Cumpleaños Fútbol

Cuando le pregunté a mi hijo la temática para celebrar su último cumpleaños tuvo claro que este año lo quería de fútbol. Como lo he celebrado en un parque de bolas sólo me queda la opción de preparar las invitaciones, cajas de chuches  y poco más.

Los colores elegidos fueron el verde, blanco y negro y los motivos una camiseta con el número 8 por los años que cumplía y un balón. Lo primero que hice fue diseñar las invitaciones con power point. Otros años he hecho los sobres con cartulina pero ví estos sobres de color verde que iban perfectos para las invitaciones y los compré. En cartulina blanca imprimí balones y camisetas y las recorté y pegué.


Las chuches de regalo para los amigos que fueron a la fiesta las preparé sobre una minicaja de frutas que hice para la ocasión. El tutorial lo puse aquí hace unas semanas y podéis verlo pulsando el siguiente enlace:


Dentro de la minicaja de frutas iban unas cajas de palomitas rellenas de chuches que hice con una plantilla descargada de internet (hay  miles), decorada con power point e imprimida en cartulina. Se recorta, se pega y tenemos nuestras cajas de palomitas multusos.


Compré unas chocolatinas en el Lid'l y las envolví con unas fundas que realicé con la misma temática y papelería del resto de cosas.



Unas galletas de mantequilla decoradas con fondant y forma de balón de fútbol.


Y unos imanes de camiseta que realicé con el nombre de cada niño invitado.


Y con todo el contenido de la cajita sólo quedaba colocarlo dentro.



Para que no se cayesen las cosas envolví cada cajita en papel celofán. Así fue más cómodo llevarlas y entregarlas.

Para los compis de su equipo de fútbol hice unas bolsas más sencillas (son un montón)


Decoré una bolsa negra para llevar los regalos.


La tarta de cumple hecha de galletas príncipe y cuyo tutorial podéis ver en el siguiente enlace:



Para la celebración en casa con la familia hice una guirnalda:

Y por último el cartelón que cada año le preparo a mi hijo con motivos del cumple y fotos de ese año

Que paséis un buen domingo. Hasta la próxima!!

domingo, 22 de mayo de 2016

Tarta de fútbol (receta de galletas príncipe)

He manifestado en multitud de ocasiones mi inutilidad para la repostería. La única tarta que he conseguido que salga medio decente es la de tres chocolates y porque no lleva horno. Casi todos los intentos de tartas, bizcochos, galletas o magdalenas han acabado en la basura.  Se me cae la baba con esas maravillosas tartas de fondant llenas de colorido, con esos cupcakes o con esas galletas decoradas que da más que pena comerse. Este año quería hacerle la tarta de cumple a mi hijo y por mi falta de pericia y práctica en estos menesteres necesitaba una tarta de lo más sencilla, de esas que le salen bien a todo el mundo.

Una de las mamis del cole me habló hace tiempo del bizcocho de galletas príncipe como el bizcocho más rápido y resultón del mundo (gracias Ana :)). Así que busqué por internet la receta y decidí hacerla para el cumple. La primera idea era hacer dos tartas redondas, bizcocho de galletas príncipe, cobertura de chocolate y algún adornillo de fondant (poca cosa porque tampoco había usado ese producto). Al final me lié y terminé pidiendo prestado un molde rectangular grande para hacer un campo de fútbol (gracias Nuria por los moldes y tus consejos), un juego de  boquillas (gracias Ascen por dejarme esas maravillas) y cruzar los dedos para que quedase medio presentable porque la hice la noche anterior y no había tiempo para hacer otra en caso de que saliera mal. No es la tarta perfecta ni muchísimo menos, tienen mil y un defectos que iré subsanando con el tiempo y no se puede comparar con las tartas cubiertas de fondant.... pero os aseguro que quedó resultona y muy rica.


Utilicé la thermomix para hacer la tarta y la receta elegida fue la de la página "mis thermorecetas" . Os dejo el enlace con el paso a paso. Yo dupliqué todas las cantidades y no añadí las pepitas de chocolate. Lo hice al horno en lugar de hacerlo en el microondas y el tiempo total para esta medida fue de unos 45 minutos a 180 grados, calor arriba y abajo sin aire (pero cada una conoce su horno y cada horno es un mundo en cuanto a tiempos y temperatura)


El molde que me dejaron fue éste que en ocasiones aparece en el lid'l a 9,99 euros. La próxima vez que salga en catálogo lo compraré porque es perfecto para hacer tartas grandes. Además al ser la bandeja inferior mayor que el molde en sí se puede usar para presentar la tarta.


El fondant que usé para la decoración lo adquirí en el lid'l. No he usado el fondant profesional por lo que no puedo comparar, pero este es perfecto desde luego para pequeñas cosas. Se maneja muy bien.

Con una plantilla de papel corté en fondant una camiseta de fútbol y le puse el nombre y los años que cumplía mi hijo.

 Para decorar la tarta hice unos balones con galletas rellenas de chocolate más pequeñas de las normales. Las mini del príncipe son demasiado pequeñas para decorarlas así que encontré en Alcampo unas intermedias perfectas para lo que quería. Les puse fondant blanco y recorté pentágonos y triángulos en negro para hacer la forma de los balones. Todas las piezas las iba pegando con un pincel mojado en un poco de agua.


Hace unos días una amiga me pidió que le hiciese otras iguales a estas pero en tonos rojos para una tarta igual a la que yo hice.


Con la cobertura de chocolate ya fría me puse a decorar la tarta. Hace mucho tiempo compré en Aliexpress una especie de jeringuilla de metal con varias boquillas que se usan para hacer tiras de fondant. Nunca la había usado y para hacer las líneas que delimitan el campo de fútbol me vino de perlas.
Con las líneas delimitadas hice un buttercream con mantequilla y azúcar glass, lo teñí de verde. Aquí hago un inciso para aseguraros que la próxima vez compro un colorante en condiciones (marca wilton). Con los del Dr. Oetker que se encuentran en cualquier supermercado necesité dos botes completos de color verde y tuve que añadir aún azul y amarillo para que el buttercream cogiese color. Me consta que con los de Wilton unas gotas son suficientes.


Y con el buttercream y la MARAVILLOSA BOQUILLA 233 de Wilton (¿como he podido vivir estos años sin conocerla?) me puse a hacer el césped del estadio. Repito que es la primera vez que hago tarta de bizcocho, que hago buttercream, que uso boquillas y que utilizo fondant. Es decir, tiene muchísimos fallos.



Al terminar de decorarla le quité el papel albal que había puesto bajo los bordes para que el chocolate no manchase la bandeja y ví que no quedaba muy bonito y se veían demasiado los fallos. Cogí otra boquilla del pack que me dejaron (una que hace rosas) y decoré todo el borde inferior.


Como veis el chocolate no quedó muy liso pero no tenía paleta para extenderlo (ya la he comprado al igual que he comprado boquillas, moldes de letras, de números.... etc). El sabor de esta tarta es delicioso y a los niños les encantó. Creo que he encontrado la receta de la tarta ideal para los chocolateros. El buttercream y el fondant encajan perfectamente con el chocolate dejando un sabor espectacular.

Que paséis un buen domingo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...