martes, 7 de marzo de 2017

Listas de la compra, Scrap y falta de tiempo....


Últimamente se  une a mi falta de tiempo (o más bien el hecho de dedicarlo a otras cosas) las vacaciones indefinidas de mi inspiración que debe andar viviendo como muy cerca en Nueva Zelanda. Con ese panorama es complicado (realmente complicado) pensar cada mes qué hacer de detalle para esas dos amigas que llevan ya unos cuantos meses sin coger un cigarro y a las cuales prometí hacerles un regalo cada 30 días hasta que cumpliesen un año libre de humo. Ya van 5 y 6 meses respectivamente usando diferentes técnicas en cada regalo: Broches vaqueros, bisutería de Fimo, reyes magos de fieltro, llaveros con iniciales, bombones caseros…. . Este mes estaba totalmente en blanco y recurrí al bendito Pinterest y mi álbum de “ideas” que engloban los cientos de cosas que algún día quiero hacer en esta vida o en cualquiera de las 5 siguientes que necesito para todo ello (en una de esas en las que me reencarnaré con mucho talento y sabiendo manejar todos los programas de diseño habidos y por haber).

Pero volvamos al presente, a mi  falta de inspiración y de tiempo y a esa maravillosa red llamada Pinterest. Una de las técnicas pendiente de prueba era el Scrap y dando vueltas y vueltas para ver dónde lo podía aplicar de una manera rápida y sencilla se me ocurrió realizar un par de libretas imantadas para la lista de la compra. Primero el resultado y luego el paso a paso:


Y ahora vamos con el paso a paso.
Material necesario:

-          1 trozo de cartón pluma negro de 30x20 que partí por la mitad y me valió para los dos soportes .

-          Diferentes hojas decoradas para Scrap.

-          Cintas de washitape

-          2 libretas de color combinable con los papeles (en este caso fueron negras)

-          2 lapiceros negros también.

-          Pegatinas de pizarra (Estas las tenía por casa)

Sobre la pieza de cartón pluma de 15x20 pego el papel elegido para el fondo. Escogí uno que no tuviese los dibujos muy definidos para que no quedase demasiado recargado. El cartón pluma que compré tiene una cara adhesiva así que fue de lo más sencillo pegarlo.



Escogí varias cintas de washitape que combinaban con el papel de fondo y las pegué sobre una cartulina blanca para luego recortarlas. No sé si será porque son baratas pero si las ponía directamente sobre el fondo negro se transparentaba el color y los dibujos.




Al recortar la cartulina blanca con el washitape hay que pegarla sobre el fondo con cola o con cinta de doble cara. Ya va cogiendo forma.

Quedaba un poco simplón el conjunto así que con una pegatina de pizarra y un rotulador blanco escribí “lista de la compra” y directo a la combinación.

Para sujetar la libreta utilicé una cinta negra con un adorno de pespunte blanco y la pegué con la pistola de silicona. Para el lápiz o boli cogí un tubo transparente que tenía por casa (creo que dentro venía una brocha de maquillaje), lo partí por la mitad y forré cada parte con un papel similar al del fondo. También va pegado con la pistola de silicona.


La sujeción de la libreta permite cambiarla cuando se gaste por lo que decorarla no tenía mucho sentido. Aun así había visto en Pinterest libros de recetas hechos con scrap que decoraban con minidelantales y me parecían tan monos que tenía que ponerlos en algún sitio. Con un trocito de fieltro rojo se hacen de un modo bastante fácil.





Y ya para finalizar sólo queda colocar la libreta y el lápiz, ponerle un par de tiras de imán para colocarla en el frigorífico …. Y entregarlo a las exfumadoras.





Que tengáis un buen día. Gracias por vuestras visitas :)

viernes, 30 de diciembre de 2016

Baúl de galletas y cojín alianzas


Hoy estoy aprovechando para ordenar fotos en el PC y he encontrado unas cosillas que hice para la boda y que tenía pendiente de publicar. Le di muchas vueltas a los detalles para los invitados, quería evitar el típico regalo que luego metes en un cajón y adiós muy buenas. Pensé en decorar una cajita que pudiera servir para poner en cualquier sitio pero me parecía que dentro tendría que meter algo y qué mejor que unas galletas decoradas. Algo práctico que se pudiera comer y que no dejase la caja en solitario. Al ser pocos invitados no había problema en que los detalles ocupasen espacio y requiriesen más tiempo de elaboración.




Los baúles estaban en madera sin tratar, para poder pintarlos mejor les quité las bisagras y el cierre (Benditos destornilladores eléctricos).



Como base les di una mano de color topo. En este caso no tenía el color y lo hice con un marrón café, un poco de color rosa y blanco para aclarar.

 
Luego usé pintura de pizarra en color blanco. Le di una capa y la dejé secar unos minutos. Cuando ya estaba seca al tacto (seca enseguida) le pasé una bayeta húmeda muy escurrida para envejecerlos. En otras ocasiones dejaba secar completamente la pintura de pizarra y luego lijaba pero es un engorro. Se tarda muchísimo y deja todo lleno de polvillo, este sistema es mucho más rápido.
 


Para darle algo más de gracia se recortan unas tiras de goma eva marrón, se pinta con pintura blanca de pizarra y con cuidado y la bayeta húmeda se envejece. Se colocan las bisagras y se pegan las tiras a los baúles. Le da un aspecto de más baúl y menos caja. Aquí estaba haciendo una prueba con unos corazones de goma eva envejecidos para ver la decoración. Al final no los usé.

Para el acabado un barniz mate acrílico y deja un satinado precioso.



Quería ponerle el nombre de los novios en un formato que se pudiera quitar. Con cinta de saco rosa,  natural de arpillera y unos corazones hecho en goma eva envejecidos  con las iniciales de los novios se hace el detalle que está pegado con un trocito de cinta de doble cara.




Ahora tocaba rellenarlos. Las galletas fueron todas con forma de corazón tal y como la ocasión requería y la decoración en los tonos de la boda.

Primero hice galletas de mantequilla de las que uso para decorar.


 Y luego decoraciones sencillas en tonos rosas, blancos y beige. Todo hecho con fondant excepto algunos pequeños detalles de glasa.
 
 






Algunos modelos los acabé unas horas antes y ni tiempo dio a fotografiarlos. Y las más elaboradas las que representaban a los novios.



 Envueltas en papel celofan iban dentro de las cajitas. La noche anterior a la boda tuve que pedir ayuda a gritos y varias amigas vinieron a ayudarme a terminar de pintar los baúles. Si no hubiera sido por ellas habría sido imposible acabarlos. MIL GRACIAS!!!


Para las alianzas hice un cojín de tela de saco con las tortugas que diseñé para la boda pintadas a mano.


Y para el regalo de la boda y una carta un sobrecito decorado.


Espero que os haya gustado y si os puede servir de idea para detalles sería perfecto.
Que paséis una feliz nochevieja y que el año que viene sea el año de vuestros sueños.

jueves, 20 de octubre de 2016

Alfileres para boda y la tortuga más bonita del mundo

Buenos y lluviosos días. Le ha costado pero por fin ha llegado el otoño con truenos y relámpagos incluidos.
 
En el post de hoy os mostraré mi primera experiencia con el FIMO. Había barajado varios materiales con los que hacer los alfileres de boda y al final me decidí por el FIMO (una de las miles de cosas que tenía pendientes). Parecerá una tontería que para un diseño tan sencillo como el que he realizado me haya visto decenas y decenas de páginas y tutoriales de YOUTUBE. No suelo tirarme a la piscina cada vez que pruebo algo nuevo y gasto muchas horas leyendo las explicaciones que amablemente ponen por la red. Si puedo evitar errores de principiante mejor que mejor, ¿no?. Para ser la primera cosita que hago con FIMO quedé contenta con el resultado.
 
 
Lo primero es tener todos los materiales a mano. Usé el color rosa cuarzo con efecto (queda al hornearlo con un nacarado precioso), el color Sahara para el cuerpo y un poquito de negro para los ojos. En esta relación de materiales falta el paquete de toallitas de bebé tan imprescindible como el resto de materiales. El FIMO coge mucha suciedad y polvillo, hay que estar continuamente limpiando las manos y cuchillas con toallitas.
 
 
Para hacer los caparazones partí en dos cada barrita que viene marcada en la pastilla de fimo. De este modo salen todos iguales. Con cada cuadradito se hace una bola y luego se aplasta dándole forma de caparazón. Veis en la foto un trocito de cartulina azul. Lo empleé para ir midiendo las bases de los caparazones. Aunque es difícil que modelando a mano salga todo exactamente igual, con estos truquillos podemos conseguir que se asemejen bastante.
 
 
 
Tenía por casa unas barritas de FIMO con formas (corazones, lazos, etc) que se usan para decorar las uñas y que me vinieron de miedo para las tortugas. Con un cutter de precisión muy afilado corté corazones finitos y los coloqué sobre los caparazones.
 
 
Partiendo de una bola para la cabeza y otras 4 chiquititas para las patas, se modelan alargándolas y creamos el cuerpo y extremidades.
 
Con dos de las herramientas que se usan para modelar fimo o fondant marcamos los ojos y la boca.
 
 
Ahora es el momento de colocar los alfileres. Yo no los he encontrado sin cabeza. Para quitar la "perla" superior, cogemos el alfiler  con unos alicates de sujeción, quemamos la cabeza con un mechero y con otro alfiler la quitamos. Salen muy bien. 

 
 
Colocamos el alfiler con cuidado en  la tortuga y los pinchamos sobre una base que habremos hecho compactando papel de aluminio. No lo he puesto sobre porexpan porque el aluminio puede ir directamente al horno  y es más cómodo para cocerlos. Ya pinchados hacemos unas minibolitas de color negro para poner en los huecos de los ojos y le colocamos un lacito de las barras de fimo. Les he dado también colorete (del que yo uso).
 
 
Las metemos al horno precalentado a 110 grados calor arriba y abajo y sin aire durante 30 minutos. Pasado este tiempo lo dejamos enfriar dentro del propio horno. El FIMO coge su máxima dureza al enfriarse.
 
El fimo tipo EFFECT queda precioso al cocerlo.
 
 
Para presentarlas las pinché sobre tela de saco natural, blanca y rosa, las metí en una bolsita de celofán y las até con cuerda y la etiqueta de la boda.
 

 
Pinté una caja de fresas de color topo, luego una capa de pintura de pizarra blanca y a los 10 minutos y antes de que se secase del todo le pasé una bayeta húmeda para que se quedase efecto envejecido. El corazón está hecho con goma eva marrón y envejecido con pintura de pizarra.
 
 
Los que me seguís por instagram ya habéis visto la tortuga más bonita del mundo. Entre el medio centenar de alfileres que hice hubo uno que se resistió. Ya al ponerlo sobre el papel de aluminio una de las tortugas no quería levantar cabeza y por más que intenté una y otra vez que llevase la cabeza bien alta, la tortuga bajaba su cuello sin darme ninguna opción. Conseguí enderezarla pero a los pocos minutos de meterla en el horno volvió a caer. La vida de sus compañeras peligraban si intentaba modificar su manía... así que la dejé libre. Y al sacarla del horno y ver su carita de felicidad me enamoré de esa tortuga. Por supuesto que me he quedado con esa tortuga que quería ser diferente y para mí es "la tortuga más bonita del mundo".
 

 
¡¡Hasta la próxima!!

martes, 11 de octubre de 2016

INVITACIÓN DE BODA

Hace unos días se casó mi cuñada y confió en mí para las invitaciones y algunos detalles del enlace.


Ella es una amante de las tortugas, le apasionan desde pequeña por lo que tenía claro que en el diseño del logo incluiría tortuguitas. Este logo sería el nexo común para invitaciones, tarjetas, cojín de alianzas, detalles... El dibujo está hecho con PhotoDraw que es un programa antiquísimo (venía incluido en el Office Professional 2003) pero que yo sigo usando a pesar de los fallos que da con cada nuevo Windows.
 
Con el mismo programa está hecho el diseño de la tarjeta (textos y demás), después va impreso en cartulina color blanco roto y troqueladas las esquinas.
 
 
 

La idea inicial era hacer una tarjeta que no necesitase sobre usando un papel Kraft que envolviese la tarjeta pero el papel que adquirí era demasiado grueso para ello y al final fue sólo como base de la tarjeta.


Unas piezas hechas en el mismo papel y usando otra de las troqueladoras que he adquirido en los últimos meses (mi favorita con forma de galleta de 2")...


En la misma cartulina de las invitaciones  unos círculos con las tortugas, las iniciales de los novios y la fecha troquelados con la circular de 1,5" .


Cinta de tela de saco, cuerda finita y los troqueles para decorar la tarjeta.

 
La parte circular va pegada a la base de forma de galleta y perforada con una remachadora para poder colgarla (no tengo perforadora de agujeros de diámetro pequeño... ésta será la próxima compra)
 

A la cinta de tela de saco se le pone un trocito de cinta de doble cara.


Y se coloca alrededor de la tarjeta junto con el troquel atado con un trocito de cuerda.



Conseguimos de este modo una tarjeta juvenil y desenfadada pero con un toque rústico.


Ahora quedaba decorar el sobre en los que imprimí las tortugas con los nombres de los novios.


El nombre de los invitados en círculos con fondo negro va impreso en cartulina. Probé varios colores pero el que me convenció fue el negro.


Ya sólo hay que pegarlos al sobre con una cuerda cruzada y listas las invitaciones.


Espero que os haya gustado. Tengo más cositas del enlace que iré colgando poco a poco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...